top of page
  • Foto del escritorDr. César De La Rosa

Medicina Estética: Un universo paralelo

Actualizado: 17 ene 2020

Esta nueva década promete un avance aún más vertiginoso de los tratamientos médico estéticos y mínimamente invasivos, que poco a poco, pero de manera constante se han trasformado en un universo paralelo a la cirugía plástica.

La tendencia actual de optar por un estilo de vida más sano y mejorar la apariencia física,  aunado al desarrollo de nuevas tecnologías,  han sido sin duda los principales impulsores de ese crecimiento. Además de la variedad de terapias y el potencial de conseguir resultados altamente satisfactorios a corto plazo sin la necesidad de recurrir a la cirugía, está la ventaja de poder ser aplicados de manera más rápida, sin embargo, hay que dejar claro que en muchos casos y dependiendo no solo de la parte anatómica sino también de las expectativas de cada paciente, son los procedimientos quirúrgicos los que pueden garantizar los cambios deseados.


Aunque las distintas alternativas están disponibles para ser usadas en todo el cuerpo, son los tratamientos faciales los que cuentan con mayor gama de opciones, especialmente los enfocados en el rejuvenecimiento. De esta manera los podemos clasificar tomando en cuenta sus fundamentos de acción en 4 grandes grupos (aunque comparten y sinergia sus efectos beneficiosos) : 1- Tratamientos anti arrugas. 2-Rellenos faciales. 3- Bioestimuladores  4- terapias con aparatología estética. Alternativas todas que adicionalmente son complementadas con terapias destinadas al cuidado de la piel.


Los procedimientos mas solicitados en mi consulta y que cuentan con mayor aceptación son; Tratamientos para arrugas y flacidez, toxina botulínica tipo A, hilos tensores; Rellenos y Bioestimuladores faciales, ácido hialurónico, policaprolactona, ácido polilactico, hidroxiapatita cálcica; Terapias biológicas, plasma fresco rico en plaquetas, nanofat, enzimas recombinantes; Aparatologia estética, láser, radiofrecuencia y plasma pen.


Todos estos pueden ser realizados con mínima invasión, en poco tiempo, rápidos periodos de recuperación y con un grado alto de satisfacción con los resultados.


Pienso que el gran éxito de estos productos se debe a que de manera casi inmediata se pueden obtener resultados muy notorios (aunque limitados en el tiempo), pero que sin embargo, aplicados de manera correcta y en el paciente adecuado pueden generar un alto nivel de bienestar, que es el fin último de la todo acto médico.


Pero no todo son buenas noticias en este universo emergente de la medicina estética, ya que, la relativa “facilidad” de la aplicación de estos productos, el creciente número de pacientes que los solicitan y los beneficios monetarios que generan son las causas principales por la cuales personas inescrupulosas e incluso médicos intrusistas, que tienen poco o ningún entrenamiento especializado en el área se motiven a ofertar sus servicios por las redes sociales, sin contar en muchas ocasiones con las debidas certificaciones académicas, sanitarias y científicas.


Por las razones descritas y tomando en consideración tanto la compleja estructura anatómica de la cara como la susceptibilidad de sufrir lesiones temporales o permanentes, aconsejo que antes de someterse a una de estas terapias, usted verifique no solo el producto sino también las credenciales de la persona que se lo aplicará, por eso, por su seguridad elija a un Cirujano Plástico certificado o un profesional que cuente con el debido conocimiento y entrenamiento para realizar este tipo de procedimientos.


En mis próximas publicaciones ampliaré con mas detalles cada una de estas terapias, describiendo tanto sus composición farmacológica como las distintas indicaciones de sus usos.

97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page